Todos los expertos en Neurociencias destacan la conveniencia para el paciente neurológico y geriátrico en general, con/sin demencia, de retrasar su grado de dependencia o institucionalización tanto como sea posible para intentar evitar las consecuencias negativas que ésta acarrea. Mantener al enfermo en el seno de la familia es la mejor terapia rehabilitadora, dado que de este modo no se producen variaciones bruscas y sustanciales del entorno al cual está acostumbrado. Las conclusiones a las que han llegado los diferentes estudios sobre el tema establecen que la mayoría de los familiares de los enfermos de Alzheimer desean cuidarlos en su propio domicilio, y que en un gran porcentaje de casos, así lo hace. Toda Enfermedad neurológica tiene importantes secuelas sobre el núcleo familiar, puede unir o desunir una familia. Tiende a aislar al enfermo y al cuidador principal. Es una enfermedad que requiere en las fases moderadas y severas un cuidado y supervisión continua, es costosa y necesita de la colaboración de toda la familia. Es por ello que en Clínica MASO se da cobertura para mejorar el estado cognitivo del paciente, la calidad de vida del mismo y para evitar la sobrecarga del cuidador. En Clínica MASO informamos al familiar sobre todos los aspectos de la enfermedad, le enseñamos a conocer sus características y todo lo relacionado con ella, así como la posible evolución de la misma. Otro aspecto que ofrecemos en Clínica MASO también importante y que a menudo se olvida es el aceptar la enfermedad, saber que se está ante un enfermo que no tiene la culpa de actuar de formas extrañas. No culparse, ni culpar a otros ni al enfermo. La culpable es la enfermedad. Es importante que la familia se reúna y hable de las inquietudes que tienen, que todos se informen y planteen la forma de ayudarse mutuamente.

El plan Psicoeducativo de Atención al Cuidador en Clínica MASO

Es muy importante que los Cuidadores Principales disfruten de descansos en su ardua labor de cuidar de un enfermo neurológico, por este motivo hay que intentar evitar que solo un familiar sea el que se encargue del cuidado. Se recomienda repartir los trabajos de la casa, y compartir los problemas y el cuidado entre todos. Que los cuidadores tengan tiempo para sí mismos y para el resto de la familia. Debe intentar evitarse el hecho de estar todo el día pensando en el enfermo, para lo cual el mejor remedio es la distracción, por ello, hay que intentar tener algún momento del día para dedicarlo a nosotros. Ese momento lo ofrece con la mejor atención y tratamiento Clínica MASO, que reduce el estrés del cuidador al permitirle disfrutar de un tiempo de descanso mientras el enfermo acude a Clínica MASO, todo ello con la tranquilidad de saber que su familiar está trabajando cognitivamente con su rehabilitador.

Recordemos que un cuidador sobrecargado y cansado pasará de ser un buen cuidador a ser enfermo, por este motivo, en Clínica MASO tenemos un Programa Psicoeducativo individual y grupal para cuidadores y familiares de enfermos neurológicos, geriátricos y con daño cerebral donde entenderán mejor y solventarán sus dudas. En Clínica MASO sabemos que es imprescindible adelantarse a los problemas eficazmente, planificar el futuro, estar bien informado y saber cómo actuar en caso de que éstos se presenten. Conviene tener presente que las enfermedades neurológicas son progresivas y que van a aparecer cosas nuevas. Da mejor resultado estar informados por los profesionales de Clínica MASO, intentar preverlos y solucionarlos. Esto no quiere decir que estemos todo el día dándole vueltas a la cabeza intentando pensar en lo que va a pasar mañana, dentro de un mes o dentro de un año, sino que tengamos un plan de acción más o menos perfilado para enfrentarnos a posibles dificultades que puedan surgir. Asimismo conviene que comencemos a planificar los asuntos económicos y legales lo antes posible. Los cuidados que se requieren en la fase moderada y severa van a ser muy costosos, y hay que prever cómo se les va a hacer frente.

La capacidad legal de estos enfermos desaparece muy pronto en el transcurso de la enfermedad, por lo que convendría ponerse en contacto con un abogado para arreglar todos los temas que requieran de su consentimiento. Hablar todo esto es imprescindible. La experiencia de cuidar a un paciente con demencia en el domicilio entraña una serie de riesgos sobre la salud física y mental, como la presencia de altos niveles de depresión y ansiedad entre los cuidadores, tanto sean familiares como cuidadores externos. En Clínica MASO el cuidador familiar y/o externo cambia la percepción de necesidad de ayuda, por la de supervisión, ayuda en casa y ayuda para los cuidados personales.

CLÍNICA MASO

Cuenta con autorización con nº de registro: CS9054, de la Comunidad de Madrid como:
CONSULTA
DE PSICOLOGÍA

 

C/Antonio Acuña, 23 1º A 28009 Madrid

T. 91 435 25 93

info@consulta-ne...

Clic sobre el mapa para ampliar

© Copyright 2017 Todos los derechos reservados Clínica maso